CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

sábado, 10 de diciembre de 2011

¡¡CARACOLES!!

¡Ay qué contenta estoy! Por fin ¡UN CARACOL EN LA SISQUELLA! Desde hace un año y medio que no veía ningún representante del género Helix por estos pagos. Aseguran los más osados que es debido al uso de pesticidas, y a la nefasta costumbre de quemar márgenes. Lo primero está ya desterrado de nuestra República Independiente; lo segundo, impensable, pues la vegetación de márgenes y de setos separadores es el lugar de cobijo de decenas de especies animales que encuentran en estos lugares refugio y sustento: pensemos en las moras de las zarzas, en los madroños...

Nuestro esfuerzo se ve recompensado: un caracol...ya nos dijo Eulàlia que ella había visto, antaño, unos caracoles de concha marronosa...mirad qué hermoso es, reposando sobre la corteza del olivo...vivo, agarrado místicamente a la rugosa superficie con su baba primordial...

Estamos muy contentos. Vuelven todos...

2 comentarios:

silvia dijo...

Es una "Cabreta" así la llamamos en el pueblo y es una especie de caracol de carne muy preciada i no muy abundante (ya de antes de los pesticidas y otros similares).
Me acuerdo que cuando íbamos a buscar se solían encontrar de dos en dos, (serian la pareja, digo yo), así que si buscas alrededor igual encuentras el otro.

robin dijo...

Gracias por la información, Silvia, pues la verdad, no vemos ninguno más de momento, pero estaremos vigilantes. ¡Qué ilusión!