CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

lunes, 13 de febrero de 2012

CÓMO CONTROLAR LA ARAÑA ROJA

Hay que reconocer que en climas tan secos como éste, la araña roja no es una amenaza...es una realidad. Y controlar sus poblaciones, un reto. He de confesar algo...
Este verano estuve a dos pasos del pecado mortal. En el hombro derecho, el diablillo verde. En el izquierdo, el diablillo rojo. Y en las judías tiernas, un ataque masivo de araña roja. Prosperan que es un horror cuando la sequedad ambiental propiciada por la excesiva insolación y el viento contínuo provocan desequilibrios hídricos en la planta. Y me entró como una cosa...
-Hazlo, Robin, hazlo o no comerás judías tiernas. Tienes la permetrina en el cajón de jardinería...
-¡No, no lo hagas, Robin! Serás una herejona, todo el mundo te repudiará...debes buscar una opción ecológica...
-No seas idiota. Los que te critiquen no están obligados a obtener sus alimentos por sí mismos, seguro que tienen pasta para comprar. Y además...no tienes porqué decírselo a nadie...fumiga ya.
-No
-Sí
-No...
A puntito. Incluso saqué el bote de insecticida del cajón. Pero en el último momento...no, no lo hice.
Y aquí están las opciones ECO:
-pulverizaciones de agua a presión, sobre todo en el envés de las hojas.
-regar mojando las plantas, para incrementar la humedad que las rodea.
-cal apagada mezclada con cenizas de la estufa, con un tiempo de reposo.
-fumigar con infusiones de ortiga o cola de caballo.
-y como último recurso, fumigar con neem.
Fuente: Manual práctico del huerto ecológico, de Mariano Bueno.
Y buenas dosis de paciencia y de temple.

4 comentarios:

juli dijo...

Nosotros hemos probado este año el aspersor de agua y el neem y los resultados han sido mediocres. Pero se que hay neems mas activos que el que utilizamos. Tambien cometimos el error de dar por perdidas las judias y cuando acabaron con ellas se pasaron a los pepinos, los melones, las toamteras...hay que atajarlas de plano al primer sintomas.
El año anterior la tuvimos muy controladas, no se si el clima ayudo (es u factor clave) pero usamos purines de ortiga y uno de estiercol y azufre sin demasiados remordimientos, o sea en plan preventivo. Con la historia que el azufre es malo para la vida del suelo, y que tambien se carga a los acaros depredadores de las arañas decidi evitarlo, pero pienso que no fue una buena idea.
Asi que este año de nuevo purines y azufre, o polisulfuro de calcio, a ver que pasa

robin dijo...

En el huerto de La Llacuna usábamos azufre, desde buen principio. Funcionó siempre de maravilla, y el golpecito de sulfato de hierro en la base. Salían judías para dar, vender y congelar todo el año. Así que este año, vamos a reiniciar las buenas costumbres que nunca debimos abandonar...

juli dijo...

Como en otras muchas cosas se ha pasado de un uso indiscriminado de productos peligrosisimos para la salud y el medio ambiente a condenar al peor de los calabozos al que aplasta una oruga con los dedos.
Si te da un poco igual el resultado de la cosecha puedes ser mas reticente a usar fitosanitarios, pero cuando el resultado es importante hay que defender la cosecha. Yo personalmente creo, aunque se podria hablar muchisimo al respecto, que cumplir el reglamento de agricultura ecologica es un buen compromiso entre el respeto por el medio ambiente y la garantia de la cosecha.
EL azufre creo que es una buena opcion, y el sulfato de hierro en el suelo (en los calcareos )tambien, aunque tales afirmaciones, tal como comentaba antes, me lleven al mismisimo infierno

robin dijo...

Nos veremos en el infierno, Juli.
Esta mañana hemos desempolvado el armario de los fitosanitarios...uy...qué arsenal terapéutico...
No vamos a tirar nada, por si acaso...porque entre los productos ecológicos, como azufre, sulfato de cobre, fungicida bio, etc...ha aparecido un bote de glifosato, uno de cipermetrina y algunos que no tienen ni nombre, pero que por el olor "los conoceréis"...
En jardinería no podíamos andarnos por las ramas...(nunca mejor dicho). O ibas a lo convencional o...a la calle...