CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

martes, 24 de julio de 2012

EL AMANECER DEL FAUNO

Me he levantado muy pronto hoy. Y he decidido que, en la medio luz de un amanecer incipiente, me voy al huerto. El sol aún no ha salido sobre el horizonte.

Llego, en silencio. Voy al lado de la riera, donde las cañas ofrecen un tímido refugio. Me tiendo sobre un leve lecho de hojas caídas. No se oye nada.

Y al cabo de un momento, el sol se alza sobre el horizonte. Entonces la vida estalla: unos grisones cabecinegros, extrañados de ver a alguien inmóvil, sobre el suelo, vienen a verme. Tres son. Trinan, miran, y se van volando.

En la riera, alguien se mueve. Hacen ruido las hojas de las cañas. Tal vez sea un duende.

Insectos. Ya llegan mis insistentes moscas, las pequeñísimas arañas. Algunas hormigas se interesan en mi piel.

Un ratito más. Y me levanto. Hay que deserbar, que cavar, que regar. Y que recoger. He traído mi radio pequeña. No la pongo en marcha.

No hay comentarios: