CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

sábado, 19 de enero de 2013

CÓMO HACER SIDRAL

No sé si alguien se acuerda de unos sobrecillos que se vendían antes, con un polvillo efervescente de gustoso sabor a limón: el sidral. Era bebida refrescante y alivio de estómagos acidulados. A mí me gustaba beberlo después de meter la nariz en el vaso, y dejaba que las burbujillas me salpicaran y me hicieran cosquillas. Siempre acababa estornudando.
Hoy en día el sidral es difícil de encontrar: en las farmacias no lo venden, y en las tiendecitas de las ferias parece que sea polvo de oro por el precio que piden. Así que lo vamos a hacer en casa:
tomamos 50 gramos de azúcar en polvo y los trituramos en un morterillo alquímico con dos gotas de esencia de limón. Se añaden 4 gramos de bicarbonato de sodio, que aportarán la sensation pétillante a la mezcla. Bien homogeneizado todo, pasan a guardarse los polvitos en sobrecillos de uso individual. Cuando se quiere beber, se añade un sobrecillo a una botella de litro de agua muy fresca y se agregan rápidamente 4 gramos de ácido tártrico. Se tapa en el acto.
Y una maldad: si en lugar de agua se usa vino blanco algo aguado, se obtiene un muy buen sucedáneo del champán...esto ya exige una experimentación personal para plasmar gustos y retrogustos.

3 comentarios:

Eulàlia dijo...

Ummm como olvidar el Sidral........esto habra que probarlo ,aun que juraria que en mi casa lo probaron y les gusto....me informare

Robin dijo...

Alquimia...es lo que tiene tener antepasados interesantes...como los tuyos.

Robin dijo...

Si tuviera un molinillo así lo probaría. Me gusta mucho el sidral.