CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

sábado, 13 de diciembre de 2014

GLOBALIZACION

Foto: elcorreo.com
Sí amigos, y es que el mundo no tiene más fronteras que las que quieren ponerle sobre los mapas los humanoides. Ved sino el caso del pez globo o fugu, un Tetraodóntido de lo más gracioso que está llegando a las costas hispánicas tanto por el norte como por el sur. Han atrapado -qué mala suerrrrrte- varios ejemplares en la costa vasca, y además, otro por la zona del Mare Nostrum. ¡Estamos rodeados! Este simpatiquísimo pez tiene por virtud ser venenoso cual amanita marítima, asegurando, si no la muerte, sí unas cagaleras perniciosas de mucha gravedad y consecuencias nefastas para nuestros riñoncillos. Los japoneses, tan dados ellos al riesgo y a la espadilla katánica, tienen como gracia culinaria cocinarlo con un arte que permite extraer las carnes ponzoñosas de la criatura y hacerlo comestible. Aquí, tirando más a Garrulilandia que somos, a buen seguro que será ingerido en su totalidad por algún cerebro rapado y hala, para el hospital que falta gente. A destacar que en los hospitales se da como menú piscícola la panga, extraño pez del cual no tenía notícia en mis mocedades y que doy fe de que está bueno, especialmente si hicieres de compañía de un enfermo y te estuvieres alimentando de los restos de su comida o cena, que a causa de su estado de postración no ingiere la criatura y mira, total, si lo van a tirar a la basura...¡pues venga pangas p'adentro!, y eso que no está exento de polémica su consumo, pues proviene del delta del Mekong allá por Vietnam y China, aunque -si bien no puedo asegurarlo con rotundidad- me parece haber visto algunos ejemplares de pangas de tres ojos adheridos a la rejilla de refrigeración de la nuclear. Ambos hechos, el triplete ocular y el enganchamiento a la verja, son igualmente inquietantes...y es que después de pasar por la zona de dragados de la Química de Flix, nada mejor que ir a sobrecalentar reactores nucleares como traca final de la fiesta de las mutaciones.
Y es que esto de la globalización es imparable.

No hay comentarios: