CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

lunes, 12 de octubre de 2015

LAS MIGAS DEL PUTO LUCAS

Nada mejor para luchar contra los elementos adversos que una buena dosis de cocina adaptada al medio. Hace justo un año, tal día como hoy, andábamos por Zaragoza degustando migas mañas. Digamos que un poco más al norte, en La Rioja, las preparan muy ricas también. Hemos recordado que un amable lector, hace 3 años, nos dejó una receta de migas rápidas, porque el mal, si alguno tuviere, de este plato es el tiempo que se tarda en elaborarlas. El amigo responde al ingenioso nick de El Puto Lucas; transcribimos aquí literalmente el comentario, donde de su puño y letra nos dejaba la receta este gentil extremeño de Cáceres.

- Pico el pan duro con un cuchillo, migándolo cuanto más mejor, y lo voy echando en un bol.
- Me dedico a salpicar todas las migas del bol con las manos, con agua del grifo a la que no le añado sal. Las primeras veces salaba el agua, pero como el pan ya lleva sal me quedaban muy saladas. Salpico hasta que tienen una textura húmeda; cuando te vas pasando de humedad, las migas empiezan a apelotonarse; es el momento de parar.
- Las tapo con un paño y dejo que reposen un rato, 15-30 minutos, para que absorban el agua anterior.
- Vuelvo a repetir el remojado "a salpicones", hasta que vuelvo a tener la textura húmeda a la que hacía referencia, y las vuelvo a tapar.
- Según el tiempo que tenga, hago estos remojados unas 2 ó 3 veces en total. El último remojado muy poco antes de echarlas al fuego.
- En una sartén bien profunda o recipiente similar, frío los ajos a los que les he dado un golpe, sin pelar, a fuego medio-fuerte. Cuando empiezan a coger color añado la panceta. La cantidad de aceite en el fondo de la sartén puede ser como de 0,5-1 cm; esta cantidad es importante para que las migas no se frían y el pan tampoco quede pringoso por exceso de aceite.
- El chorizo lo frío aparte porque suelta mucha grasa para mi gusto, y lo reservo.
- Cuando la panceta ya tiene color dorado, añado las migas, y voy removiendo hasta que cogen un color dorado. Cuando casi están listas, añado el chorizo para que tomen el sabor.
El tiempo total de preparación, incluyendo los remojados, puede ser de una hora; el tiempo en el fuego, entre chorizo y migas pues unos 15-20 minutos. Me parece una forma muy fácil de conseguir unas buenas migas sin mucho trabajo. Así que ya sabes, espero que te pongas al lío, que con esta receta no lleva tanto trabajo.

No hay comentarios: