CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

martes, 1 de marzo de 2016

EL FIN DEL MUNDO (CONOCIDO)

Now or never
Un 80 % de las personas menores de 30 años en España viven con sus padres, sin posibilidad de independizarse. Y las que tienen trabajo, necesitarían cobrar un 95% más de lo que perciben en la actualidad para poder acceder a un alquiler o a la compra de una vivienda. Panorama estimulante, cuanto menos...por no decir estupefaciente.
Evidentemente, el modelo socio-económico actual no es viable. Ya se veía venir desde hace años, pero ahora se ha constatado la debacle. Que una persona no tenga acceso a ganar el dinero que luego le exigen para vivir es de una crueldad bajomedieval, cuanto menos.
Por supuesto, hay alternativas. Muchas personas están optando por las ecoaldeas, organizaciones urbanas autosustentables y agrupaciones diversas. Se mueven por la red, porque a nivel público ortodoxo, lo que hacen seguramente roza la ilegalidad. Pero existen.
Nadie puede pensar en estos momentos en que llegará a percibir una pensión de jubilación dentro de 50 años. Nadie tiene la seguridad laboral garantizada; ¿cómo, entonces, pretenden que una persona en su sano juicio se embarque en ningún tipo de proyecto que exija un cumplimieto a rajatabla de unas condiciones económicas determinadas?
Los libros de Empresa e Iniciativa Emprendedora recomiendan a los jóvenes que se acojan a la FFF para conseguir financiación: Family, Friends and...Fools (familia, amigos...y locos). Me parece lamentable y penoso.
De acuerdo que rebuscando, se encuentran ayudas institucionales a la emprendeduría juvenil: ¡de acuerdo, vamos a por ello! Pero el panorama es igualmente desolador. Y esto ya no sabemos a qué es achacable: seguramente a que, en zonas especialmente desfavorables, no sale a cuenta ni siquiera montar un negocio con dinero cedido a fondo perdido: simplemente, no hay nadie a quien vender nada. Bien por falta de población, bien por falta de actitud innovadora por parte de la que existe. Es así que el Consell Comarcal de la Ribera d'Ebre ha constatado que, en 2015, nadie se acogió a las ayudas para la emprendeduría juvenil en toda la comarca. Acongojante.
En fin, seguimos para bingo en este país abocado a la pobreza, el fracaso y la muermez.  Y con el déficit externo ya elevado a la categoría de billón. La alegría de la huerta, vamos...

No hay comentarios: