CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

miércoles, 21 de octubre de 2015

CÓMO PLANTAR OLIVOS SEGUN LOS ROMANOS

El olivo se extendió desde Grecia de mano de los romanos. Estos estudiaron a fondo el tema, como hicieron con todos los aspectos de la vida. Uno de los agrónomos más destacados fue Lucio Junio Moderato Columella. Este gaditano poseía una finca en Ceretania (Etruria), de emblemática productividad. La objetividad romana le llevó a escribir un libro, adversus astrologos, hoy perdido, para refutar las creencias excesivas sobre la influencia de los astros en el clima.
Columella nos explica cómo plantar un olivar. El olivo es árbol que prefiere colinas secas y arcillosas; mientras que en llanos húmedos y de tierra rica crece frondoso pero escasea en fruto. Apunta que otro agrónomo cartaginés, Magón, aconseja plantar los olivos en lugares secos en otoño, después del equinoccio y antes del solsticio de invierno.
El hoyo para la plantación será de 1,20 metros de diámetro y de profundidad; se colocará en el fondo una capa de piedra menuda y grava; sobre ella, cuatro dedos de tierra, para acabar rellenando el hoyo con una mezcla de tierra y estiércol. El olivo se plantará en el centro, y se entutorará si es necesario. La distancia entre olivos será de 1,80 metros.
Columella resalta la necesidad de hacer una marca en el tronco, de manera que la orientación del arbolito respecto a los puntos cardinales sea la misma que presentaba en el vivero; de lo contrario, el olivo se morirá.

2 comentarios:

Juli Gan dijo...

¡Anda! Llevo un tiempo queriendo esquejar el olivo de casa, pero no hay manera. Eso sí, para diciembre-enero hay poda. Yo conocía, por mi padre, los versos y ripios llamados "coprógenas" donde sale un Columela que tiene un accidente:

Preciábase, el ilustre Columela,
de ser habilísimo artillero,
que apagaba la vela,
con el primer disparo del trasero.
Mas, ¡ay!, un día aciago, Columela,
quemose el culo al apagar la vela,
resultando el incendio tan violento,
por la furia del viento,
y lo velludo que era,
que no quedó un solo pelo que no ardiera,
en toda la extensión del campamento,
de la revuelta y sucia pelambrera.
_________

Robin dijo...

Excelente aportación que agradecemos, por lo demás sumamente pintoresca además de amena.