CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

martes, 22 de julio de 2014

CONSOLADORES DEL HUERTO

Vale, vale, pequeños cerditos, pero no es lo que pensáis...es un consuelo tener estos calabacines entre manos (entre manos he dicho...) para elaborar refrescantes cremas con la pulpa de estas magníficas criaturas...ya sabéis, se le añade patata, se pasa a forma de puré y se obtiene una de esas delicias nutritivas que son fuente de enjundiosas y vigorizantes energetizaciones digestivas. Es el calabacín, además, de uso y disfrute para aquellos que no amen las verduras, tanto para féminas como para varones. En ese caso, vosotros veréis...no hase falta desir nada más...

4 comentarios:

Juli Gan dijo...

Y si le pones algo de cebollica y unos quesitos en porciones, de esos de Mahó, le da un toque. Mmmm. Con los siguientes, del huerto de mi suegro, voy a hacerme unos barquitos y el relleno con bechamel. Vaya que si consuelan. :D

Robin dijo...

Compañera, verás: he puesto un vasco en mi vida, de Santutzi él, y está resultando algo tikis-mikis cno la comida, a saber: no comía verdura y padece una selectiva intolerancia a la lactosa, que no le impide deglutir sendos vasos de leche chocolateada con cacao...en fin.
De resultas que el señorito sólo come Roncal e Idiazábal. Bueno, entre otros -me apunta, lo tengo al lado- así que le propongo poner queso al puré y me dice que entonces no le agrada...ay Santa Paciencia...

Juli Gan dijo...

Una de las mejores fusiones gastronómicas que he probado,en un rincón de la Catalunya Central: Queso de Idiazábal i pa amb tomàquet. Al santurtziarra le pasa lo que a mi hermano,que aprendió a comer verdura con su novia (Ahora ,mujer). Enséñale. :D

Robin dijo...

Estamos explorando todo el tema de maridajes...y la verdad es que el Idiazábal es un queso tan delicioso que pienso que ya no puedo vivir sin él...y con un txacolí Doniene...el vasco ya deglute calabacines con ganas, dado que es muy buen chico y se deja asesorar, amén de los conocimientos gastronómicos que ya trae él en su ser y que son...mmmmmmm...