CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

jueves, 22 de noviembre de 2012

EJEMPLO DE OLIVO BIEN PODADO

Un olivo bien podado. Cargadito de olivas para recoger...el secreto: quitar madera y dejar que las ramas cuelguen. Parece un sauce...
Tenemos que conseguir que nuestros olivos sisquellanos vayan adquiriendo esta forma. De momento crecen rebeldes hacia arriba. Ya nos han dicho los arcanos que nos asesorarán, porque la verdad, a la hora de la recolección, como no me crezcan alas o me den un banc -la escalera triangular de madera- de treinta escalones...yo no llego a lo alto de los nuestros...

6 comentarios:

Marcinkus dijo...

O sea que lo de no podar...

Machingo dijo...

Si que esta cargada yo las oliveras que pode asi tambien estan algunas ramas que no les cabe mas, ahora las are yo tambien y las cuidare para proximos años ya tengo aceite.
Un saludo a ti y a Josep, que aunque no dejo comentarios os sigo todos los dias.

Dorisalon dijo...

Un olivo lo que se dice cargadito. Tienes razón, el nuestro crece tanto para arriba que no hay quien llegue; este año le vamos a cortar parte de la copa también. Un abrazo

Robin dijo...

Ay amigos, lo de no podar es un idealismo: no se puede dejar al árbol a su ser, se desmadra y se va para arriba, para arriba...y es peligroso, porque para coger las aceitunas hay que subir con escaleras o como Josep que se sube por las ramas pero...si te caes...
Hay que podar. Tampoco pasa nada: hasta parece que los árboles lo agradecen. Es la realidad¡¡¡

Eulàlia dijo...

El unico olivo que de momento poseo tiene esa poda y siempre esta cargadisimo de olivas....

Robin dijo...

Aquí a ver si vienen los dos Ángeles y dirigen la cosa de la poda. Si el problema este último año fui yo, que empezaba: que no cortéis, que noooo...y podó Josep poca cosa. Se tenía que haber podado más. Pero este año ya sí dejo que nos digan cómo se hace, porque las Sisquellas del Ferreret y del Angel Bueno están...hay un dicho que dice que los olivos, si su dueño los ha cuidado bien, en este tiempo se inclinan para recibirlo cuando llega a la finca, y la caída así tipo sauce de las ramas es el saludo del árbol en agradecimiento, ofreciendo sus frutos.
Poesía rural en estado puro.