CÓMO SOBREVIVIR EN UN ENTORNO SEMIÁRIDO.
APRENDE CON NOSOTROS A USAR LOS RECURSOS BÁSICOS DE LA AUTOSUFICIENCIA.

jueves, 12 de enero de 2012

EN BUSCA DEL SANTO GRIAL(II): EL DESAFIO













Pues aquí estamos, al pie de esta magnífica montaña, que a partir de hoy se llama la Montaña del Grial. Ya vista desde abajo, impresiona: y a medida que asciendes la ladera, se hace más majestuosa: unos riscos de conglomerado, verticales, llenos de cárcavas y recovecos que se recortan en una niebla espesa.

Como siempre, nos acompaña la peñita cabruna y la guardia pretoriana perruna: esto es innegociable. Es que no se pierden una...y ya por la mañana, cuando han visto las cuerdas...ya se olían que había fiesta mayor. Corrían y ladraban excitados los perros, presintiendo emociones...

Las cabras no tienen problema: es impresionante ver cómo trepan por los riscos...totalmente adaptadas e imbuídas en su entorno natural, no paran de comer.

Niebla y frío: pero nos sobran los anoraks. Porque la cosa tiene enjundia.

Toda la roca es de conglomerado, esa especie de turrón de Alicante rocoso. La matriz calcárea embebe cantos rodados. Pero hay algunas-pocas-cárcavas donde la erosión por el agua ha limado la roca, dejando la superficie relativamente suave, de un amoroso color rosáceo. A esta cuevecilla la hemos llamado el camarín de la Virgen.

Este tipo de rocas recuerdan mucho la geología del macizo de Montserrat, en la comarca de l´Anoia. De hecho, el origen geológico es el mismo. En la próxima entrada, hablaremos de ello, y os enseñaremos más fotos de la excursión...¡con nido de águilas incluído! (Por supuesto, sin tocarlo.)

3 comentarios:

Eulàlia dijo...

Que interesante......y con nido de aguilas incluido , realmente estas tierras tienen bellos tesoros escondidos.

Eulàlia dijo...

Ummmmm y si hay ahi la llave que mueve el mundo...........

robin dijo...

El lugar es ESPECTACULAR. El día que vengas subimos otra vez. Nosotros queremos subir con el día soleado, que ayer había niebla, porque te aseguro que el panorama es inmenso desde esa cima. Eso sí, da algo de vértigo.