miércoles, 10 de agosto de 2011

GLAMOUR AUTOSUFICIENTE



Muchachitos de Sherwood, cuando vivimos en medio de la naturaleza, podríamos sentirnos inclinados a dejarnos ir, a no tener el suficiente cuidado de nuestro aspecto, dado que estamos más asalvajados y podríamos pensar: ¡hala, pues a lo natural!

Para criaturas favorecidas por la madre naturaleza con un físico privilegiado, esto puede ser perfectamente posible. Tiernas ninfas veinteañeras o maduritas de buen ver pueden triscar montes con vellos desbocados, que los apetitos masculinos no repararán en tales minucias.

Pero para hembras más atávicas, es necesario tener en cuenta que de ninguna de las maneras hemos de descuidar nuestro cuidado corporal. Es más, debe ser incrementado y favorecido, dado que tenemos mucho tiempo para dedicarnos a nosotras mismas.

El macho que nos acompaña se sentirá gratamente complacido, y nos agasajará con tiernos arrumacos y caricias varias.

Nada de asalvajamientos descontrolados: cuidado de uno mismo, interno...pero también externo. Esencial el uso de crema hidratante, y un cuidado especial para el pelo, que sufre con el sol y el viento. Hidratación máxima: es el secreto. Lo demás, con la alimentación natural y la caricia solar y aérea permanente, nos mantendrá tersos y hermosos.

10 comentarios:

Nimbus dijo...

Una perla.
Dile a Josep que te cuide.

robin dijo...

Gracias por tu delicadeza, Nimbus. Un beso.

Nimbus dijo...

Con el mal que hacen
construyes perlas;
dime niña tremenda,
¿me dejas verlas?

robin dijo...

No me hacen daño, Nimbus. Siento empatía y una enorme compasión.
¿Qué me dirás si te digo que he "conocido" al Diablo? Y aún sabiendo que era el Mal, así con mayúsculas...le he tendido la mano.
Me la ha machacado un poco, claro. Pero mi impertérrito sentido del humor y cierto cinismo intrínseco me hacen salir victoriosa. Aunque reconozco el enorme encanto, el magnético poder de seducción del lado oscuro.

Nimbus dijo...

No todos pueden valorar los pétalos de rosa en el vino.¿Te acuerdas aquella noche, aquellos comentarios? Te advertí. Y la noche de vino y rosas también.
Te expones demasiado. Das demasiado pronto, y eso te agota. Hay vampiros dispuestos a absorber la energía, Señorita Escarlata. Te lo dije al hablar del centro del laberinto el primer día.
Reconozco que es una de esas cosas que hay que aprender por uno mismo, de nada sirve que te adviertan. Es un camino a seguir. Pero hazme caso y protégete. El centro es sagrado. El que lo quiera alcanzar que se lo trabaje.

Eulàlia dijo...

Nimbus,sabios consejos los tuyos y para que conste que esta niña es arte ;)

https://picasaweb.google.com/102265705509605798315/13DeAgostoDe2011?authkey=Gv1sRgCJyYv_2Uwt69Mg#5640294580671793266
a ver si funciona el enlace y espero que os guste ;)

robin dijo...

Sí si, pero os aseguro que cuando me he dado cuenta del tema...acollonida tú...

robin dijo...

Eulalia, después de escribir el enlace A MANO, porque si lo pincho no hace nada, me dice que me ponga en contacto con el creador para tener acceso: qué misterioso...

Eulàlia dijo...

ein¿?¿? que raro ,no lo escribas a mano ,haz copiar i pegar,es un enlace a mi album web de picassa ,a mi me va bien...nu se te tendria que funcionar ,es una foto-dibujo

robin dijo...

Eulalia, yo no tengo palabras. Yo no sé cómo darte las gracias por tu atención y tu cariño. Nimbus, a tí te digo lo mismo...sólo puedo daros las lágrimas que ahora mismo salen de mis ojos. Los dos sabéis...mi gran defecto es amar demasiado. A todo, a todos. Y aunque yo diga que no, me hacen daño...
Gracias por quererme...