viernes, 12 de agosto de 2011

PERDEMOS UN AMIGO

Nuestro canario ha sufrido un percance: se ha arrancado una uña de una pata.

A mí las aves en general no me convencen mucho. Son animales muy asustadizos, que mueren a menudo simplemente de un susto. Estos pájaros nos los regalaron, y no se rehúsa un regalo. Pero...

A pesar de todos los cuidados que le hemos dispensado, dándole agua con una jeringuilla, aplicando antibiótico al dedo herido...el pájaro ha muerto a media mañana. A la pena por su muerte, se añade que su hembra no para de piar, llamándolo.

Esto me hace reflexionar: qué importante es la pareja, qué importante es sentirse acompañado, y qué desolación, Dios mío, qué amargura debe sentir un ser cuando pierde su compañer@.

Dejo el pájaro en el bosque, al pie de un árbol. Voy a buscar a mi hombre y lo abrazo muy, muy fuerte.

3 comentarios:

Eulàlia dijo...

Oh....que lastima....lo siento mucho

Nimbus dijo...

Si me dices cómo lo quieres, te subo un macho.

robin dijo...

Gracias a los dos. Te lo agradecemos, Nimbus, pero no queremos más pájaros. Todo el mundo nos decía que eran muy fáciles de criar, y hemos probado con canarios, pericos y diamantes mandarines, y es un rollo. Todos son problemas y disgustos. Nos quedan tres, y mira, ya está bien. Gracias de todos modos.