miércoles, 17 de agosto de 2011

INVESTIGANDO SOBRE LA AMARGURA

¿Os podéis creer que no hay forma de averiguar porqué los almendros se vuelven amargos? La verdad es que no quería investigar sobre el tema, porque ya veía yo que la cosa iba a ser dificultosa; en la facultad están de vacaciones, y sólo queda algún becario machacado; así que la cosa está chunga. El otro día me hice la chulita con A1 y el comentario que dejó, y le dije que el tema me traía al pairo. Sabéis bien que no es así: llevo varios días pensando porqué demonios los almendros se vuelven amargos. En internet hay algunos artículos científicos sobre la genética de la amargura almendreril: pero como siempre, acabo recurriendo a mis benditos libros. De momento he conseguido averiguar algunas cosas interesantes:
-la amargura está producida por la presencia de unos genes que codifican la formación de unas moléculas llamadas glucósidos cianogénicos. En concreto en el almendro, la producción de esta sustancia está regulada por un gen solamente.
-este gen es recesivo, es decir, el carácter dulce predomina sobre el amargo.

Y leyendo que leerás, AL LORO: Fisiología Vegetal, de Barceló. Página 775:
Contra el consumo de plantas por animales...las plantas han desarrollado también diversos mecanismos de defensa. Terpenos, taninos, alcaloides y glucósidos cianogenéticos, actúan por diversos mecanismos como repelentes de los animales.
Y más adelante: ...la mordedura de un insecto en una hoja de tomate libera un compuesto que se difunde por el resto de la planta, induciendo la acumulación en todas las hojas de una proteína inhibidora de las proteasas....Es diferente de la traumatina, otra sustancia producida en respuesta a la formación de una herida.

Pues ahí va mi hipótesis: los almendros son dañados, y bastante, debido al vareo que se emplea para hacer caer la almendra en la recolección. Si el vareo es suave, vale, tiene un pase. Casi no se dañan las ramas y caen pocas hojas. Pero si el vareo es como yo he visto...se rompen ramas enteras, quedan los almendros deshojados y hechos unos zorros. Por lo tanto, pienso que los almendros se vuelven amargos para defenderse del mal trato que reciben durante la recogida del fruto por parte de los humanoides, siempre tan sensibles con las criaturas vegetales que les rodean.
Ahí queda eso. Yo no tengo medios para comprobarlo científicamente. Pero yo diría que la cosa va por ahí.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Apoyo tu teoria!! aunque el tema de las variedades domesticas y la manipulacion por parte del hombre algo tendran que ver...
Pero aun asi, importante informacion en general...
haber si das con el hecho y abandonamos las hipotesis, seria un importante descubrimiento para los deboradores de almendras...como yo...

Suerte...

robin dijo...

Sí, sí, pero cuesta un huevecillo y parte del otro separar el grano de la paja. Por ejemplo, en una muy reputada web de agricultura de las Españas se afirma que el carácter amargo domina sobre el dulce, cosa que es desmentida en un estudio publicado en una universidad mejicana. Por cierto, aquí en Spain parece que da miedo hacer públicos los conocimientos sobre fisiología vegetal...qué misterioso todo. Es como con la ganadería, que tienes que ir a webs de Sudamérica para saber algo cierto...pues del tema almendreril, se estila sobremanera el corta y pega. Y se necesita tiempo y una conexión rápida. Lo primero vale, pero lo segundo...al telecentro tengo que ir. El viernes voy a ver si dejamos las hipótesis más contrastadas, amable comunicante devorador de almendras. Y como decían aquellos...
-!Suerte maestro!
-Grasias, quillo...